ellitoral.com.ar

Domingo 17de Noviembre de 2019CORRIENTES19°Pronóstico Extendidoclima_parcial_noche

Dolar Compra:$57,50

Dolar Venta:$62,50

Un nuevo yaguareté se suma al Iberá

Se trata de “Jatobazinho”, un ejemplar macho proveniente de Brasil, tiene 3 años y pesa 85 kilos. 

imagen_0
imagen_1

Un nuevo ejemplar de Yaguareté se sumará al proyecto de reintroducción de los Esteros del Iberá. El animal proviene de Brasil y se espera que forme parte, junto ados hembrasque ya se encuentran en el Parque Nacional, del primer núcleo de una nueva población silvestre.

"Jatobazinho” es un macho de yaguareté de origen silvestre de unos 3 años de vida, que apareció en la Escuela Rural Jatobazinho, al norte de Corumbá, Brasil, en agosto de 2018.

Tras cruzar a nado el río Paraguay se refugió bajo un bote volteado cerca de la escuela, donde fue hallado con signos de deshidratación y extremadamente flaco.  

El proceso de recuperación comenzó en el Centro de Rehabilitación de Animales Silvestres (CRAS) de Campo Grande, donde se determinó que su mejor destino era la reintroducción en la naturaleza.

Luego de seis meses en el CRAS Jatobazinho fue trasladado al Refugio Ecológico Caimán, donde opera la organización Onçafari, en enero de 2019. 
 
Allí continuó su recuperación. El equipo de Onçafari trabaja con un sistema de manejo similar al del proyecto de Rewilding en Iberá, donde se alimenta al animal con comida y presas vivas, y sin contacto humano para mantener su naturaleza esquiva y permitir sureinserción en la naturaleza.  
 
Luego de hacerse los chequeos sanitarios correspondientes, Jatobazinho comenzó su viaje hacia al Centro de Reintroducción de Yaguareté (CRY) en la isla de San Alonso, Parque Nacional Iberá. 
 
Jatobazinho atravesará una fase de cuarentena antes de ser trasladado a un corral de 1,5 hectáreas en el CRY. Allí se continuarán las tareas de manejo y su alimentación sin contacto con humanos, hasta ser trasladado al corral de 30 ha, el paso previo a su completa liberación en los Esteros del Iberá. 

“La profunda crisis ambiental que estamos viviendo ha llevado a muchas especies a la extinción. El yaguareté desapareció de más del 95% de su área de distribución original en nuestro país” comentó Sebastián Di Martino, director de Rewilding de CLT Argentina. “En estos casos es necesario mover animales para restablecer a la especie allí donde se ha extinguido, para que de a poco vuelvan a cumplir su rol ecológico de depredadores tope, un rol esencial en un ecosistema completo y saludable. Esta es la esencia del Rewilding”, agregó. 
 
Ante la urgencia de actuar que plantea la presente crisis ambiental, organismos públicos de Argentina y Brasil trabajan en desarrollar mecanismos innovadores para permitir este tipo de movimientos internacionales, que son imprescindibles para enfrentar la extinción de esta y otras especies. 
 
Esta acción fue posible de realizar gracias al trabajo mancomunado de organizaciones gubernamentales como la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento de Brasil, el SENASA, el Instituto Brasileño del Medio Ambiente, el Instituto Chico Mendes para la Conservación de la Biodiversidad, la Universidad Federal de Mato Grosso do Sul, el Gobierno de la provincia de Corrientes, y las instituciones CLT Argentina y Onçafari (Brasil).  
 

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Un nuevo yaguareté se suma al Iberá

Se trata de “Jatobazinho”, un ejemplar macho proveniente de Brasil, tiene 3 años y pesa 85 kilos. 

Un nuevo ejemplar de Yaguareté se sumará al proyecto de reintroducción de los Esteros del Iberá. El animal proviene de Brasil y se espera que forme parte, junto ados hembrasque ya se encuentran en el Parque Nacional, del primer núcleo de una nueva población silvestre.

"Jatobazinho” es un macho de yaguareté de origen silvestre de unos 3 años de vida, que apareció en la Escuela Rural Jatobazinho, al norte de Corumbá, Brasil, en agosto de 2018.

Tras cruzar a nado el río Paraguay se refugió bajo un bote volteado cerca de la escuela, donde fue hallado con signos de deshidratación y extremadamente flaco.  

El proceso de recuperación comenzó en el Centro de Rehabilitación de Animales Silvestres (CRAS) de Campo Grande, donde se determinó que su mejor destino era la reintroducción en la naturaleza.

Luego de seis meses en el CRAS Jatobazinho fue trasladado al Refugio Ecológico Caimán, donde opera la organización Onçafari, en enero de 2019. 
 
Allí continuó su recuperación. El equipo de Onçafari trabaja con un sistema de manejo similar al del proyecto de Rewilding en Iberá, donde se alimenta al animal con comida y presas vivas, y sin contacto humano para mantener su naturaleza esquiva y permitir sureinserción en la naturaleza.  
 
Luego de hacerse los chequeos sanitarios correspondientes, Jatobazinho comenzó su viaje hacia al Centro de Reintroducción de Yaguareté (CRY) en la isla de San Alonso, Parque Nacional Iberá. 
 
Jatobazinho atravesará una fase de cuarentena antes de ser trasladado a un corral de 1,5 hectáreas en el CRY. Allí se continuarán las tareas de manejo y su alimentación sin contacto con humanos, hasta ser trasladado al corral de 30 ha, el paso previo a su completa liberación en los Esteros del Iberá. 

“La profunda crisis ambiental que estamos viviendo ha llevado a muchas especies a la extinción. El yaguareté desapareció de más del 95% de su área de distribución original en nuestro país” comentó Sebastián Di Martino, director de Rewilding de CLT Argentina. “En estos casos es necesario mover animales para restablecer a la especie allí donde se ha extinguido, para que de a poco vuelvan a cumplir su rol ecológico de depredadores tope, un rol esencial en un ecosistema completo y saludable. Esta es la esencia del Rewilding”, agregó. 
 
Ante la urgencia de actuar que plantea la presente crisis ambiental, organismos públicos de Argentina y Brasil trabajan en desarrollar mecanismos innovadores para permitir este tipo de movimientos internacionales, que son imprescindibles para enfrentar la extinción de esta y otras especies. 
 
Esta acción fue posible de realizar gracias al trabajo mancomunado de organizaciones gubernamentales como la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento de Brasil, el SENASA, el Instituto Brasileño del Medio Ambiente, el Instituto Chico Mendes para la Conservación de la Biodiversidad, la Universidad Federal de Mato Grosso do Sul, el Gobierno de la provincia de Corrientes, y las instituciones CLT Argentina y Onçafari (Brasil).