ellitoral.com.ar

Jueves 19 de Septiembre de 2019 CORRIENTES25°Pronóstico Extendido clima_parcial

Dolar Compra: $55,00

Dolar Venta: $58,50

24 de agosto

Por Juan Carlos Raffo

 Corría el año 1893... y se decretaba la 8ª Intervención Federal a Corrientes, la que dispuso el presidente de la Nación doctor Luis Sáenz Peña, quien envió como delegado al doctor Leopoldo Basavilbaso.
Desde el 25 de diciembre del año 1889, es decir, casi cuatro años atrás, gobernaba Corrientes el Partido Autonomista, siendo gobernador Antonio I. Ruiz y vicegobernador Manuel Echeverría. Fueron ministros liberales de ese gobierno el doctor Juan Esteban Martínez, quien al ser electo como senador nacional fue sucedido por su correligionario el médico curuzucuateño José Rafael Gómez.
A poco de gobernar esta fórmula “colorada” se desata en el país la profunda crisis económico-financiera que arrastra al presidente Juárez Celman por un tobogán de desprestigio incontenible. Celman, quien también ejercía la jefatura del Partido Autonomista Nacional, después de la revolución del Parque renuncia y lo sucede su vicepresidente el Dr. Carlos Pellegrini. Los revolucionarios constituyen la Unión Cívica Nacional y en Corrientes esa línea política es presidida por el fundador del Partido Liberal Juan Eusebio Torrent, quien junto con muchos seguidores reafirman en la provincia los pensamientos conductores de Mitre, Leandro Alem, Bernardo de Irigoyen, Aristóbulo del Valle, Francisco Barrotaveña y otros.
Los liberales de la Unión Cívica son los que no participaban en el gobierno en Corrientes y a partir del año 1891 comienzan a levantarse en dura oposición. El coronel Angel Saturnino Blanco, fundador más tarde de la UCR en Corrientes, se levanta en armas en Santo Tomé y otro grupo en la propia capital: siendo el más violentamente reprimido el de Saladas, conocido como “la masacre de Saladas” y al año siguiente, continuando la acción revolucionaria, se produce el Combate de Tarairy donde es derrotado el coronel Blanco.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

24 de agosto

Por Juan Carlos Raffo

 Corría el año 1893... y se decretaba la 8ª Intervención Federal a Corrientes, la que dispuso el presidente de la Nación doctor Luis Sáenz Peña, quien envió como delegado al doctor Leopoldo Basavilbaso.
Desde el 25 de diciembre del año 1889, es decir, casi cuatro años atrás, gobernaba Corrientes el Partido Autonomista, siendo gobernador Antonio I. Ruiz y vicegobernador Manuel Echeverría. Fueron ministros liberales de ese gobierno el doctor Juan Esteban Martínez, quien al ser electo como senador nacional fue sucedido por su correligionario el médico curuzucuateño José Rafael Gómez.
A poco de gobernar esta fórmula “colorada” se desata en el país la profunda crisis económico-financiera que arrastra al presidente Juárez Celman por un tobogán de desprestigio incontenible. Celman, quien también ejercía la jefatura del Partido Autonomista Nacional, después de la revolución del Parque renuncia y lo sucede su vicepresidente el Dr. Carlos Pellegrini. Los revolucionarios constituyen la Unión Cívica Nacional y en Corrientes esa línea política es presidida por el fundador del Partido Liberal Juan Eusebio Torrent, quien junto con muchos seguidores reafirman en la provincia los pensamientos conductores de Mitre, Leandro Alem, Bernardo de Irigoyen, Aristóbulo del Valle, Francisco Barrotaveña y otros.
Los liberales de la Unión Cívica son los que no participaban en el gobierno en Corrientes y a partir del año 1891 comienzan a levantarse en dura oposición. El coronel Angel Saturnino Blanco, fundador más tarde de la UCR en Corrientes, se levanta en armas en Santo Tomé y otro grupo en la propia capital: siendo el más violentamente reprimido el de Saladas, conocido como “la masacre de Saladas” y al año siguiente, continuando la acción revolucionaria, se produce el Combate de Tarairy donde es derrotado el coronel Blanco.