Sabado 15de Agosto de 2020CORRIENTES21°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$72,25

Dolar Venta:$77,25

Sabado 15de Agosto de 2020CORRIENTES21°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$72,25

Dolar Venta:$77,25

CORRIENTES:

CORONAVIRUS: 57 CASOS ACTIVOS (250 ACUMULADOS) MUERTES: 2

/Ellitoral.com.ar/ Opinión

Cuando ceda la peste, se esperan señales claras

Las tareas urgentes que se acumulan para cuando ceda la cuarentena son tantas y de tal alcance que reclaman planes, cambios y acuerdos. Y, antes que nada, una señal inequívoca de autoridad presidencial que prologue e inyecte vigor político a esa etapa.

El Gabinete de ministros ha sido construido con la lógica del equilibrio y compensación interna en la coalición oficialista. Ese ensamblado en cada ministerio ha complicado el funcionamiento. Lo que en teoría parece bueno para la interna es una mala receta para gobernar. En todo caso, no es una estrategia adecuada para responder al tamaño y la vastedad de la emergencia actual.

Las modificaciones, de las que ya se habla en el círculo áulico, para una política de reconstrucción deberían tener el significado inequívoco de que las decisiones se toman en la Casa Rosada, una referencia necesaria para los sectores políticos, empresarios, sindicales y actores internacionales.

La dinámica política argentina está determinada por los antagonismos. Esta polarización se ha acentuado al mismo ritmo que la decadencia argentina. La grieta intoxica la política, baja cada vez más la calidad institucional y aleja al infinito las soluciones verdaderas. Peor aún: la Argentina binaria alimenta y endurece los bordes enfrentados y la única solución es la exclusión del otro.

 En esta peligrosa tensión se han dejado de discutir ideas. Sólo se reparten culpas.

Fernández había prometido terminar con la grieta, pero termina contradiciendo ese propósito. El efecto del acto del jueves con el campo, la industria, los gobernadores y la oposición, como símbolo del consenso a conseguir, se disuelve en un instante. 

El “odio serial” que el Presidente promete terminar no es exclusivo de sectores opositores, sino surge en sus propias filas. Su cruzada podría comenzar por allí.

Se espera que la salida en cuotas de la cuarentena será contemporánea al acuerdo con los bonistas, aunque aún los grandes fondos de inversión siguen rechazando la propuesta argentina, especulando que puede no ser la “última”. 

Si ese frente se cerrara, se abrirá la negociación con el FMI, lo que significa una negociación en la que intervendrá directamente EE.UU., socio principal del Fondo.

Se deben discutir programas y condiciones a cumplir, que se reflejarán en las políticas que el Gobierno deberá implementar para salir de la catástrofe de la crisis heredada del macrismo y de los daños profundos de la cuarentena para frenar el contagio.

Una agenda que reclama políticas de acuerdos y tendido de puentes con la oposición, los empresarios y organizaciones sindicales.

El Gobierno tiene la responsabilidad central pero la oposición, sin abandonar su rol, debe estar a la altura de este tiempo, con soluciones más que obstrucciones.

Quienes intenten genuinamente asumir este desafío cumplirán con aquello que escribió ya despidiéndose Jorge Luis Borges: “Han tomado la extraña resolución de ser razonables. Han resuelto olvidar sus diferencias y acentuar sus afinidades”.

Asegura Ricardo Kirschbaum, secretario general de Redacción de Clarín, quien en una editorial anterior afirmó: “En los hechos, se impone la agenda de Cristina. Este es uno de los rasgos centrales, pero no el único, que se comienzan a discutir en los reservados debates que crecen en el oficialismo”.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error