Domingo 09de Agosto de 2020CORRIENTES32°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$71,75

Dolar Venta:$76,75

Domingo 09de Agosto de 2020CORRIENTES32°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$71,75

Dolar Venta:$76,75

CORRIENTES:

CORONAVIRUS: 71 CASOS ACTIVOS (219 ACUMULADOS) MUERTES: 2

/Ellitoral.com.ar/ Policiales

Jefe de la Federal que actuó en Curuzú Cuatiá, implicado en extorsiones y robos

En los últimos tiempos la Policía Federal venía desplegando distintos operativos en Curuzú Cuatiá que eran comandados, vía exhorto, por el comisario Diego de la Fuente, quien se hallaba a cargo del Departamento de Delitos Federales.

El alto oficial había actuado en investigaciones en ciudades correntinas por varios delitos, sin embargo, fue apartado de su cargo luego de que en allanamientos fueran secuestrados $700.000 y mercadería que habría sido robada en operativos.

Ahora saltó a nivel nacional una grave denuncia contra este oficial de alto rango que terminó siendo apartado de la fuerza, al estar salpicado por supuestos hechos de corrupción.

El juez en lo Penal Económico, Pablo Yadarola, allanó, a través de la Gendarmería Nacional, las oficinas del Departamento de Delitos Federales situadas a tan solo 100 metros del departamento central de la PFA, y domicilios en Ituzaingó y Castelar vinculados a los comisarios Lionel Selva y Diego de la Fuente. “En uno de los inmuebles allanados, de un familiar directo del comisario De la Fuente, se secuestraron cerca de $700.000, cajas de cigarrillos y zapatillas”, dijo una calificada fuente con acceso al expediente.

La sospecha de los investigadores es que las zapatillas y las cajas de cigarrillos eran parte de lotes de mercadería decomisados por Delitos Federales en allanamientos ordenados por la Justicia, según explicaron.

Fuentes calificadas de la PFA informaron que los comisarios Selva y De la Fuente fueron pasados a disponibilidad y se les abrió un sumario administrativo en la Superintendencia de Asuntos Internos de la fuerza. La causa, investigada por el juez Yadarola, comenzó con una denuncia anónima presentada entre fines de febrero y principios de marzo pasados, supuestamente por un policía. En ella el autor sostenía que en una causa donde se investigaba un caso de contrabando de teléfonos celulares, detectives del Departamento de Delitos Federales habían robado 10.000 dólares.

El caso, radicado en el Juzgado Penal Económico N° 2, fue encomendado a Delitos Federales y derivó en el allanamiento a un importante comerciante de la comunidad judía ortodoxa.

Este hombre habría sufrido el robo de los 10 mil dólares, material electrónico y también las burlas policiales por sus creencias religiosas, revelaron desde el entorno de la causa. Sin embargo, no fue él quien denunció a los policías. Poco después llegó un mail anónimo a la dirección de correo electrónico del juzgado diciendo que en el allanamiento de la causa Samsung, los policías se habían robado 10.000 dólares y habían insultado y extorsionado al comerciante que vendía los aparatos de contrabando. El mensaje anónimo aseguraba que todo el negocio iba para arriba en la jerarquía policial, hasta llegar al comisario general Juan Carlos Hernández.

En el expediente figuran algunas declaraciones coincidentes y los allanamientos fueron considerados exitosos. En uno de los domicilios relacionados con el comisario De la Fuente, en Castelar, hallaron evidencias. En un auto de la familia estacionado frente a la casa de su padre secuestraron cerca de seis mil paquetes de cigarrillos de una segunda marca de industria nacional. En el mismo lugar se encontró zapatillas, máquinas de afeitar y 700.000 mil pesos.

“Las sospechas son que se trata de mercadería de distintas causas del fuero penal económico que fueron robadas en lugar de haber sido secuestradas. Por eso se hará una pericia y rastreo con esa mercadería”, aseguraron. 

                                  (WA)

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error