Sabado 23de Octubre de 2021CORRIENTES23°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$97,75

Dolar Venta:$103,7

Sabado 23de Octubre de 2021CORRIENTES23°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$97,75

Dolar Venta:$103,7

/Ellitoral.com.ar/ Actualidad

El fiscal federal Ferrini pidió mejorar la capacidad técnica del sistema penal

La Comisión de Seguridad Interior del Senado de la Nación se reunió para debatir sobre la actualización de la ley de estupefacientes. La voz local coincidió en la necesidad de un cambio de paradigma para lograr mejores resultados en la lucha contra el crimen. 

El fiscal federal de Corrientes, Flavio Ferrini, pidió mejorar la capacidad técnica del sistema penal para optimizar la investigación narcocriminal. Lo hizo en el debate por los 30 años de la Ley 23.737 de estupefacientes, que realizó la Comisión de Seguridad Interior del Senado de la Nación, cuyo vicepresidente es el legislador Pedro Braillard Poccard.

“Hay que brindar mejor capacidad legal. Las intervenciones telefónicas no alcanzan a las aplicaciones tipo WhatsApp, muy usadas hoy en día y los criminales, lo saben”, advirtió el fiscal en  la jornada de ayer. También abogó por la revisión de perspectiva de criminalización de consumidores de droga.

Ferrini inició su exposición celebrando que se dé apertura a dialogar sobre las cuestiones que han dificultado la aplicación de la ley de estupefacientes en las últimas décadas.

“Los Convenios Internacionales que incorporamos no penan la tenencia para consumo”, recordó y pidió además trabajar en la eficacia de las investigaciones para facilitar los procesos de comunicación. 

El fiscal, junto con otros funcionarios judiciales, pidieron despenalizar la tenencia de drogas para el consumo personal. Coincidieron este punto al participar de un debate por los 30 años de la Ley de Estupefacientes.

“Estoy convencido de que una política de drogas debe centrarse en reducir las consecuencias nocivas del consumo, minimizar riesgos, controlar daños, pero todo esto en el marco de políticas sanitarias y no desde el derecho penal”, aseguró en su exposición.

Planteó que “debe haber una política general que fomente la integración social de marginados y personas vulnerables y tenemos que centrar los esfuerzos desde el Estado en la persecución de las grandes manifestaciones de crimen organizado que tienen que ver con el tráfico de estupefacientes”.

“Esta ley (23.737), que se inscribe en una normativa de tipo prohibicionista, fue similar para toda América Latina. Fue casi una bajada de línea de Estados Unidos”, recordó.

Coincidió con sus colegas en la criminalización de los escalafones más bajos del narcotráfico que no resolvió el abordaje concreto para detener el crimen organizado.

El fiscal reparó en la ineficacia de la persecución penal y consideró que “no se debe sólo a la letra de la ley, sino a un abordaje individual, sesgado de la materia en la forma en que se realizan las investigaciones y el sistema inquisitivo”.

“Las críticas fueron siempre las mismas en todos lados. Se ponía el foco en los pequeños consumidores y no resolvía el problema de la criminalidad organizada”, rememoró. 

“Uno debería pensar si todos los cuestionamientos que se hacen a la ineficacia de la persecución penal  son todas atribuibles a la ley. Entiendo que no. Algunos problemas los podemos encontrar en los resabios culturales, del  sistema inquisitivo: se guardan los expedientes y no se comparten con otros juzgados, eso hace a la ineficacia penal”.

El fiscal Ferrino acompaña la propuesta de luchar contra el narcotráfico desde una nueva visión que reforme el sistema acusatorio a modo de favorecer la aplicación efectiva de la ley.

“Está claro que tenemos que adecuar esta ley a los preceptos constitucionales. Pero debe despenalizarse la tenencia de drogas para consumo personal”.

Precisó que la fundamentación no se debe al impacto  en los derechos humanos y la dignidad de las personas, sino que “impacta en un Estado que queda superpoblado en su sistema judicial y carcelario”, pero sin atacar el problema del crimen organizado a gran escala.

“Hay que despejar algunos mitos de la ley, que consideraba al consumidor como un engranaje y cómplice de toda la red narcocriminal. Esto no es así. Tampoco es verdad que desde el consumidor vamos a llegar a desbaratar la organización criminal, en la práctica eso no ocurre así. Es una falsa premisa, en la práctica no se da. 

Otro mito es sobre la efectividad de penar al consumidor, que no tendrá un efecto disuasivo. El consumo no ha menguado. La despenalización del modelo para el consumo”. 

El funcionario judicial correntino dijo que “es necesario evaluar los dos modelos que imperan en la despenalización de tenencia de drogas para el consumo. El sistema que define qué cantidad es para qué consumo, que fija dosis máximas y mínimas para regular la tenencia. Y otro que deja en manos del juez esa definición. Considero que debemos inclinarnos por la primera". 

El fiscal federal destacó además que “son 50 años de este sistema legal previsionista y me permito señalar una paradoja. En el 68 una modificación del artículo 204 el Código Penal (que regía desde el año 26), que penaba la tenencia de estupefaciente, despenalizó la tenencia para consumo personal, respetando la garantía constitucional del articulo 19 de la Constitución. Digo paradoja porque fue dictada en un gobierno de facto, un gobierno que no era respetuoso de las garantías constitucionales. Había logrado tener una mirada superadora”.

La ministra de Seguridad, Sabina Frederic, había declarado que la ley de estupefacientes “está vieja y debe ser revisada para mejorar la puntería” porque en 30 años “nos ha dejado cantidad enorme de personas encarceladas y no ha bajado la oferta de droga en el mercado”, al tiempo que informó que una mesa de trabajo interministerial comenzó a trabajar “con la idea de avanzar sobre la adecuación y efectiva aplicación de la normativa penal”.

(IRB)

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error