Miércoles 06de Julio de 2022CORRIENTES18°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$125,7

Dolar Venta:$131,7

Miércoles 06de Julio de 2022CORRIENTES18°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$125,7

Dolar Venta:$131,7

/Ellitoral.com.ar/ Vivir Bien

Cómo disfrutar de emociones sanas

Si anhelamos disfrutar de emociones sanas, en especial en tiempos de crisis, es fundamental cuidar aquello que nos hace bien. ¿Qué significa esto? Que uno tiene en claro en qué áreas no debería volcar su emocionalidad.  

Por Bernardo Stamateas

Colaboración Especial

Veamos a continuación cuatro de ellas:

1. El ámbito laboral

Mucha gente solo piensa en el trabajo. Es útil saber que cualquier actividad laboral se basa principalmente en transacciones interpersonales. Entonces, un jefe o compañero de trabajo no tiene la obligación de ser un amigo. Esto nos permite darles a todas las vivencias en esa área la importancia que tienen. Nunca deberíamos esperar que en ese lugar nos brinden contención emocional o reconocimiento. Trabajamos para proveer para nuestras necesidades y, además, para crecer como personas.

2. La opinión ajena

Lo que los demás opinen de nosotros, sea positivo o negativo, es parte de la vida y no podemos evitarlo. Es por ello que nuestra actitud hacia la crítica debería ser simplemente verla como un ingrediente más que nos ayuda a fortalecernos y a aprender. Solo así somos capaces de decidir con quién compartir intimidad emocional, y con quién no. Muchos reaccionan mal frente a la crítica, sin darse cuenta de que solo están haciendo que el otro logre su objetivo: hacernos enojar. Lo mejor es gestionar las críticas y las discusiones racionalmente, pues siempre tenemos la opción de no enlazarnos con las actitudes negativas de los demás. 

3. Las personas difíciles

Nadie está exento de relacionarse con gente estresante y desafiante en su forma de actuar. Ya sea que se trate de alguien cercano o de un desconocido, no debemos volcar todo nuestro mundo emocional en otra persona. Esta actitud no nos vuelve fríos, sino que nos permite cuidar nuestra salud mental (y física). Para lograrlo, hay que considerar el accionar y el hablar de esta clase de personas como simple información y ver si nos suma algo positivo, o no. ¿Cómo saber cuándo se ha activado nuestra emocionalidad? Porque sentimos dolor al ser maltratados. Por esa razón, poner afectividad en nuestros intercambios con gente complicada únicamente consigue que terminemos sufriendo innecesariamente. 

4. Las vivencias del ayer

Todos precisamos aprender a administrar nuestro pasado. ¿Cómo hay que manejar los recuerdos? Si son agradables y nos brindan bienestar emocional, lo mejor es recordarlos con afecto. Si son desagradables y nos hacen mal, hay que recordarlos de manera racional. Lo cierto es que, incluso en la peor adversidad, siempre tenemos la posibilidad de elegir construir hacia adelante y usar nuestras vivencias para crecer y avanzar en la vida. La única forma de sanar un pasado doloroso es transformando lo vivido que nos lastimó en aprendizaje y en un don para ayudar a los demás. Hacerlo nos convierte en seres humanos más sabios y compasivos. 

Levantá un cerco alrededor de tus emociones; así, estarás cuidando todo lo bueno que hay en tu vida que te recarga de energía para seguir caminando hacia la concreción de tus sueños.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error