Miércoles 22de Mayo de 2024CORRIENTES21°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$868,5

Dolar Venta:$908,5

Miércoles 22de Mayo de 2024CORRIENTES21°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$868,5

Dolar Venta:$908,5

/Ellitoral.com.ar/ Especiales

Autos impactados por rayos: ¿Son peligrosos?

Un auto o un avión pueden ser los lugares más seguros para protegerse de una tormenta eléctrica. En caso de ser impactados por un rayo, funcionarán como jaula de Faraday dejando circular a la energía hacia el suelo. Aunque hay excepciones que vale tener en cuenta. 

José Luis Zampa

En estos días se viralizaron videos en los que una camioneta Ford Ranger queda con su interior literalmente derretido por el supuesto impacto de un rayo. Las imágenes alcanzaron escala masiva a partir de publicaciones de un usuario brasileño de Facebook, quien desató una ola de reacciones temerosas. Sin embargo, no hay prueba científica de que un daño de semejantes características pueda ser consecuencia de un relámpago, sino todo lo contrario. 

Los experimentos realizados sobre automóviles y aviones indican que el interior de sus carrocerías o fuselajes (respectivamente) son considerados como los lugares más seguros para protegerse de las descargas electrostáticas que buscan la corteza terrestre en medio de una tormenta.

El punto al que este informe viene a aludir no constituye novedad alguna, pero resulta procedente abordar el tema ante la confusión generalizada en torno de las hipotéticas consecuencias del contacto entre un rayo y un automotor. 

Vale en este punto apelar al legado de Michael Faraday, el científico británico que en el siglo XIX demostró que una persona puede sobrevivir ilesa a una descarga de miles de voltios siempre que se halle rodeada por una estructura metálica que oficie de conductora de la energía procedente de los bruscos cambios de temperatura atmosférica.

Faraday ubicó a una persona en medio de una jaula de acero recubierta por placas de aluminio, la cual fue sometida a una descarga similar a la de un rayo. El resultado fue que el voluntario no solamente vivió para contarla sino que resultó sin lesiones.

El mismo principio funciona en la vida cotidiana, con distintos elementos de la actualidad. Uno de ellos es el horno de microondas, que permite la circulación energética en toda su cavidad sin perjudicar los materiales plásticos que lo rodean, como tampoco implica riesgos a la persona que opera el artefacto.

En el caso de los automóviles y aviones se aplica el mismo principio de Faraday. Al estar construidos con placas o perfiles metálicos permiten la circulación de la electricidad desde el techo hacia el piso sin consecuencias para los ocupantes.

Tampoco hay riesgos de derretimiento de sus tapizados o guarnecidos de caucho, pues la energía fluye por el conductor ideal (el metal) hacia su destino deseado: la tierra.

¿Por qué entonces en el video del internauta brasileño la Ranger aparece con severas quemaduras en tablero, asientos e instrumental? Es probable que haya habido un cortocircuito que fundió el cableado, pero aun así los daños son demasiado graves como para atribuirlos a un desperfecto eléctrico. 

Otra razón por la cual un vehículo podría sufrir daños en su interior es que al recibir un rayo uno de sus cristales se encuentre abierto, en cuyo caso la electricidad se filtraría al habitáculo con los consiguientes efectos nocivos en materiales blandos sensibles al calor. 

La tercera opción es que se trate de un video fake, hipótesis que cobra fuerza a partir de un segundo archivo MP4 que circuló por las redes junto con el primero. En ese material complementario se puede ver que un rayo alcanza a una pick up en plena ruta, filmada desde un auto que viajaba atrás.

Pero ¡Oh sorpresa! Una indagación de este cronista permitió demostrar que el segundo video (en el que se muestra a una camioneta recibir la descarga en plena marcha) fue subido a YouTube en julio de 2022 y que no se trata de la misma camioneta, ya que se observa claramente que la captada desde afuera es negra (o de color oscuro) y la Ranger que dio pie a la catarata de comentarios es gris metalizado, un color obviamente más claro.

El principio de jaula de Faraday contradice toda especulación y constituye una poderosa razón para no darles crédito a los videos virales, como también a conjurar miedos a la hora de circular en ruta bajo una tormenta eléctrica.

También lo demuestran numerosos casos de aviones de línea que recibieron descargas de rayos en vuelo y que continuaron sin problemas hasta el aterrizaje, con pasajeros sanos y salvos. El único problema está suscitado por la electrónica de las aeronaves, tan compleja que después de un episodio de tales características es necesario pasarla a una revisión exhaustiva para evitar riesgos posteriores.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error
Más Info

Excepciones a la regla

Un auto puede ser invulnerable a los rayos siempre que se encuentre en un descampado, sin elementos que oficien de “llamadores” de los relámpagos. 
Es por eso que no se recomienda dejar los vehículos debajo de los árboles en días de tormenta, ya su follaje mojado puede oficiar de pararrayos y atraer la descarga hasta causar la combustión de ramas y tronco, explosión incluida. 
En ese caso, el automóvil que se encuentre debajo del árbol resultará seriamente dañado por el estallido. Y si tuviera los vidrios abiertos, peor todavía, pues la energía ingresará al habitáculo causando la combustión de los elementos inflamables.