Miércoles 22de Mayo de 2024CORRIENTES21°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$868,5

Dolar Venta:$908,5

Miércoles 22de Mayo de 2024CORRIENTES21°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$868,5

Dolar Venta:$908,5

/Ellitoral.com.ar/ Sociedad

Ford Corcel, un Renault 12 de estirpe brasileña

Con la misma mecánica del Renault 12 producido en la Argentina, Ford Brasil fabricó y comercializó por años un singular modelo con plataforma de origen francés pero vestido con ropajes que intentaban acercarlo al Mustang norteamericano. Una extraña simbiosis entre rombo y óvalo. 

JOSÉ LUIS ZAMPA

n A propósito de la temporada veraniega vale decir que no todo es playas y feijoada en las bellas costas cariocas. Para quienes gustan de los autos singulares hay rarezas como la que viene a cuento en este informe: el Renault 12 brasileño, que se fabricó bajo la marca Ford con una carrocería especialmente diseñada para ser emparentado con el Mustang norteamericano.

Hablamos del Ford Corcel, modelo con fama de buen auto en el vecino país pero que nunca llegó a hacerle sombra al imbatible Fusca de Volkswagen, aunque por un tiempo logró batallar de igual a igual en el segundo pelotón de los compactos en su directa rivalidad con el Chevette, producido por General Motor con la misma matricería alemana que se utilizó para fabricar en la Argentina el Opel K180.

¿Renault 12 hecho en Brasil? Se preguntarán los lectores más avezados. Y tendrán razón, porque el auto nunca se produjo bajo el signo del rombo, pero sí salió a la venta con la marca Ford como consecuencia de vaivenes empresariales que entre finales de los años 60 y principios de los 70 hubieron de producirse ante la salida de Kaiser Corporation del continente sudamericano.

Lo que era IKA en Argentina tenía su homólogo brasileño en la compañía conocida como Willys Overland, donde se gestaba (como en nuestro país) la producción de un vehículo familiar de costo contenido y comodidad suficiente para cuatro pasajeros. El Renault 12 era la opción proyectada, pero mientras IKA fue absorbida por Renault, la Willys Do Brasil quebró, oportunidad que Ford Motor Company aprovechó para comprar el total accionario.

Llegados los herederos de Henry a la planta de Sao Bernardo do Campo, retomaron lo que desde la casa matriz de Renault Francia se denominó “Proyecto M”, pero decidieron darle al modelo su propia impronta mediante una carrocería de diseño local inspirada en líneas norteamericanas. Nació así el Corcel, presentado en las publicidades de época como una suerte de hermano menor del Mustang (una asociación del marketing que se agotaba en la reminiscencia equina de los nombres).

Así, mientras en Francia, España, Argentina y Turquía (entre otros países donde se produjo el Renault 12 con su típica silueta en forma de flecha) compartían una misma berlina de cuatro puertas, los consumidores brasileños tuvieron su propia interpretación del modelo, con formas y configuraciones diferentes: coupé, sedán de 4 puertas, rural de dos puertas (conocido como “Belina”) y más tarde la pick up Pampa.

Un amable colaborador de esta columna registró en cierto suburbio brasileño un ejemplar de Ford Corcel rural en sorprendente estado de conservación. A partir de las fotos tomadas en la oportunidad pueden notarse las similitudes entre el clásico del vecino país y su coetáno francés (también argentino, porque el R12 se produjo en Córdoba hasta 1994).

La línea lateral del Corcel, como también la inclinación de sus guardabarros delanteros, al igual que el parabrisas, desnudan su origen Renault. Y si levantáramos el capot todas las confidencialidades ocultas por las antiguas estrategias de Ford Brasil quedarán al desnudo, pues aparecerá el motor 1.4 (o 1.6 incluso) de cuatro cilindros en disposición longitudinal, montado por delante de los semiejes, que emergen obviamente de la caja de cambios: todo es mecánica Renault 12, hasta las masas y las llantas con tres tuercas de sujeción.

El Corcel no fue éxito masivo pero sí tuvo miles de adeptos que hasta el día de hoy conservan unidades originales como vehículos de colección, tanto de la primera como de la segunda generación, de líneas más cuadradas. De hecho, hace un par de años pasó por Corrientes un grupo de entusiastas viajeros de la llamada “Expedición Peabirú”, que recorre el continente al volante de máquinas antiguas. La mayoría de los autos elegidos para esta aventura son Ford Corcel o Del Rey, evolución de lujo del primero.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error
Más Info

La camioneta Pampa

La idea de concebir camionetas basadas en berlinas de bajo costo como las actuales Saveiro, Strada y Montana, se aplicó también en los años 60 y 70 tanto en Argentina como en Brasil, donde existieron utilitarios que se construyeron sobre la base de vehículos compactos. 
En nuestro país las más conocidas fueron la Multicarga de Fiat (sobre base Fiat 1500 y 125) y la Argenta (sobre base Siam Di Tella). En Brasil la experiencia más exitosa se logró en los años 80 con la pick up Pampa. 
Es decir, una camioneta Ford construida sobre plataforma Renault 12. Un producto de los vericuetos industriales de aquellos años.