Sabado 18de Mayo de 2024CORRIENTES16°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$865,5

Dolar Venta:$905,5

Sabado 18de Mayo de 2024CORRIENTES16°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$865,5

Dolar Venta:$905,5

/Ellitoral.com.ar/ Especiales

Un auto de Perón emerge de las catacumbas

Guardado en una suerte de cápsula del tiempo y sin haber sido utilizado por más de seis décadas, el auto Justicialista convertible que le fuera obsequiado a Perón en 1954 volverá a ver la luz del día. Su estado de conservación es tan sorprendente que invita a viajar en el tiempo observando sus detalles. 

José Luis Zampa

A 68 años de que fuera incautado por la llamada Revolución Libertadora y gracias al cuidado que durante ese tiempo le prodigó el Banco Ciudad, será presentado en público el automóvil Institec Justicialista convertible que la fábrica Iame donó al exmandatario en 1954, cuando la producción del deportivo nacional se inició en la planta de Córdoba.

El lugar elegido para que el biplaza con motor Porsche vuelva a ver la luz y pueda ser observado por el público será el predio ferial “La Estación”, en la localidad bonaerense de Avellaneda, donde se llevará a cabo una nueva edición de Expo Iame, evento que reúne a los entusiastas y propietarios de automotores y maquinarias construidas en la desaparecida compañía estatal.

El día elegido para levantar el velo que durante décadas impidió tomar contacto con el histórico auto será el domingo 26 de marzo, según anunció Juan Ignacio San Martín, nieto del fundador y presidente de Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado (Iame), el recordado brigadier San Martín, quien además fue ministro de Aeronáutica durante la segunda presidencia de Perón.

La unidad corresponde a una de las 10 producidas en fase de preserie (diferentes al modelo definitivo), por lo que constituye un exponente histórico invaluable dadas las particularidades del diseño, las características mecánicas y la condición de único sobreviviente de aquella primera generación del auto “peronista”.

Lo sorprendente es que el vehículo se encuentra en un sorprendente estado de conservación, nunca fue restaurado y tampoco fue puesto en marcha desde que su dueño debió abandonar forzosamente el país, el día del golpe de Estado del 16 de septiembre de 1955.

El Justicialista conocido como “Quipón”, apodo que le correspondió debido a la cualidad de que su techo rígido se podía quitar y volver a poner con cierta facilidad, permaneció oculto, guardado en las bóvedas del banco municipal de la Ciudad de Buenos Aires, que lo recibió en su momento en calidad de depositario judicial.

Junto con el auto se guardaron objetos personales, prendas de vestir, joyas, obras de arte, obsequios recibidos por Perón durante su gestión como presidente e incluso bienes que pertenecieron a su segunda esposa, María Eva Duarte.

¿Por qué antes no se podía exhibir el vehículo y ahora sí? Hasta que en 2021 los bienes del general Perón fueron declarados “Bienes de Interés Histórico” por un decreto presidencial, el Banco Ciudad debía cumplir con la imposición de confidencialidad que rige para los objetos de valor depositados en sus bóvedas. Pero después de aquel instrumento normativo, el legado material del expresidente pudo ser destrabado gracias a un acuerdo entre el ministro de Cultura de la Nación, Tristán Bauer, y el presidente de la entidad financiera, Guillermo Laje.

Otro hecho significativo por el cual el Banco Ciudad pudo entregar al Estado Nacional el acervo hereditario de Perón ocurrió en 2019, cuando falleció el último heredero del presidente, su antiguo albacea, Antonio Mario Rotundo, quien además explicó que a su regreso del exilio en Puerta de Hierro, en 1973, “el general no tuvo tiempo de ocuparse de las cosas que le habían secuestrado en el golpe del 55 y el auto siguió estando en los subsuelos del banco”.

Rotundo había demandado por una suma de 1000 millones de dólares al banco en 2014, cuando denunció públicamente que la institución depositaria había manipulado, deteriorado e incluso vendido objetos de altísimo valor económico. En su momento, el heredero advirtió en declaraciones a la agencia Reuters que se perdieron centenares de objetos que pertenecían tanto al expresidente como a Eva, entre ellos un biombo obsequiado por Mao Tse-Tung.

La acción judicial del apoderado no prosperó, pero el expediente sucesorio iniciado para definir el destino de los bienes de Perón y su segunda esposa sigue abierto. Mientras tanto, los objetos podrán ser exhibidos por disposición del Gobierno Nacional en el Centro Cultural Kirchner (CCK), en una fecha a determinar.

El primero de todos ellos en reaparecer ante la perplejidad pública será el Institec Justicialista “Quipón”, el domingo 26 de marzo, en la Expo Iame. Es un “auto muy especial que le regalaron a Perón en el 54 y que prácticamente no se usó. Es de color azul”, según la descripción que hiciera el fallecido albacea Rotundo en su entrevista a la agencia de noticias alemana.

Un sueño trunco

El Institec Justicialista producido entre 1954 y 1955 en la actual fábrica militar de aviones, ex Iame, fue un sueño hecho realidad pero efímero para los planes industriales que trazaron el expresidente Perón y su amigo, el ingeniero y brigadier Juan Ignacio San Martín. 

El modelo se produjo inspirado en el Chevrolet Corvette norteamericano, dado que llevaba carrocería de resina plástica, pero con una fuerte influencia alemana tanto en el diseño como en la mecánica, que era de origen Porsche: un motor bóxer de 4 cilindros refrigerados por aire con 1.5 litros de cilindrada y 40 caballos de potencia. Se produjeron 167 unidades con techo rígido (Gran Sport), 10 convertibles (Gran Sport Cabriolet) y dos experimentales con motor V8 de desarrollo propio, derivado de la automotriz checoslovaca Tatra: una berlina (cuyo destino es incierto porque estaba en el Salón de París cuando estalló el golpe contra Perón) y una barchetta que pudo ser recuperada y es exhibida en encuentros.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error