ellitoral.com.ar

Viernes 22de Noviembre de 2019CORRIENTES29°Pronóstico Extendidoclima_parcial

Dolar Compra:$57,50

Dolar Venta:$62,50

El loretano Mario Bofill hizo rugir el domingo al Cocomarola

Pese a la lluvia, esta fue la noche más poblada de las ocho realizadas y contó con la presencia de artistas de la talla de Los Hijos de los Barrios, Matías Barbas, la paraguaya Mirian Beatriz, Nendivei y Las Guitarras de Curuzú que tuvieron como invitado a Santiago “El Bocha” Sheridan.

imagen_0
imagen_1
imagen_2
imagen_3
imagen_4
imagen_5

Verónica Echezárraga
@laveroeche

Hay cosas y situaciones que pueden ser descriptas con palabras, pero hay otras a las que el lenguaje les queda chico y eso es exactamente lo que pasa a la hora de intentar relatar lo que Mario Bofill generó el domingo en la Fiesta Nacional del Chamamé. El loretano hizo rugir el Anfiteatro Cocomarola con su sola presencia y se convirtió en lo más ovacionado de toda la “Experiencia Chamamé”. Pese a la lluvia, esta fue la noche más poblada de las ocho realizadas y contó con artistas de la talla de Los Hijos de los Barrios, Matías Barbas, la paraguaya Mirian Beatriz, Nendivei y Las Guitarras de Curuzú que tuvieron como invitado a Santiago “El Bocha” Sheridan entre otros grandes de la música del litoral.
 “Ver para creer”, reza el dicho popular, y a la hora de hablar de lo que pasó el domingo durante el show de Mario Bofill en el Cocomarola se podría decir “Ver para entender”. Sucede que resulta difícil encontrar en el lenguaje palabras capaces de describir lo que se vivió durante esos 40 minutos en el predio chamamecero. La ovación del público fue tal que no es exagerado decir que el loretano hizo rugir al anfiteatro.
La noche empezó temprano (a las 20), pero la gente había comenzado a ingresar mucho antes. Los que poblaban las gradas eran sobre todo jóvenes de secundaria (ubicados en la zona del fondo) y estudiantes universitarios que optaron en su mayoría por instalarse en los bancos del medio y costados del predio. Es que Bofill con su particular manera de cantar y de contar la vida, conquistó a la franja etaria más difícil, los adolescentes y estos ratifican su fidelidad cada año agotando las entradas de la fecha de “Marito” en la Fiesta Nacional del Chamamé. 
Su actuación estaba prevista para el cierre, pero la inestabilidad del tiempo obligó a la organización a anticipar el ingreso del artista. Así es que apareció en el escenario exactamente a la medianoche y no lo hizo solo, “hoy vine con la orquesta de mi pueblo” bromeó para referirse a los niños de la Fundación Mario Bofill de Loreto, jóvenes talentos que ya lo acompañaron en oportunidades anteriores. 
La sola presencia del artista enardeció al auditorio y las luces de los celulares (filmando y sacando fotos) comenzaron a iluminar todos los rincones del Cocomarola. El humor es una de las características del loretano que más empatía genera, él lo sabe y la utiliza perfectamente. “Acá les presento al hijo del presiente de los Estados Unidos”, dijo al anunciar al más rubio de los músicos del grupo José Martín Rodríguez  “Tripa”. “Una vez fue a Loreto el señor ‘Tramp’ (Trump) y conoció a la señora Pozo y de ese amor nació Tripa que es ‘Tripa Tramp Pozo’”, dijo entre risas. 
Acompañado por su grupo y los niños músicos, Bofill inauguró el repertorio con una canción que compuso para Loreto que cumple 200 años. El show siguió con el infaltable “Conjunto Pena y Olvido” y “El Carau”. “Desde mi corazón, para la juventud presente voy a cantar este tema”, anunció e inmediatamente comenzaron a sonar los primeros acordes de “Estudiante del Interior” y no tardó en llegar “La Pepa”.  
“¿Qué es de tu vida Requecho?”, preguntó Mario “y como siempre señor” respondió el auditorio que siguió coreando “Requecho”. La “Galopera” política es uno de los momentos más esperados de cada show de Bofill en el Anfiteatro porque en ella el artista se da el lujo de bromear con la realidad política de la provincia y el país. Generalmente el destinatario es el Gobernador, pero en esta oportunidad el mandatario no estuvo en la primera fila (ver pag 4). El cierre del show fue a puro baile con “Para volver a Santo Tomé”. El espectáculo duró 40 minutos y fue lo más aplaudido de la edición 2018 de la Fiesta.

Barrios
Otro de los grupos más esperados del domingo fue el de “Los Hijos de los Barrios” que entrada la madrugada arrasaron con un Cocomarola repleto. Su show comenzó con “Sé que te arrepentirás” e incluyó un amplio repertorio. En esta oportunidad los artistas invitaron al escenario a “Los Angeles Románticos” y con ellos el baile se apoderó del predio.

La noche
El mal tiempo complicó este fin de semana a la Fiesta Nacional del Chamamé, pero no pudo impedir la concreción de la décima luna, (octava realizada). Tan es así que la Fiesta comenzó minutos después de las 20 y, cuando el reloj marcaba las 21 un aguacero cayó sobre la capital correntina y aunque era fuerte no logró mover a ninguno de los espectadores y tampoco a los artistas. A esa hora sobre el escenario estaban “Las guitarras de Curuzú” grupo que tenía como invitado a Santiago “El Bocha” Sheridan. 
Luego del chaparrón, la noche continuó casi como estaba previsto, salvo porque se resolvió quitar la participación del Ballet Folclórico Nacional y destinar la velada especialmente a solistas y grupos de música.
La grilla de esa noche era muy buena y tuvo entre sus puntos altos a Nendivei que propuso un espectáculo potente y divertido. Sonaron canciones como “Matame con chamamé” y un entretenido popurrí con “Amor ardiente”, “Bañado Norte” y “Corrientes Poty”. El grupo contó con la participación de los bailarines Victoria March y Alfredo Ojeda. 
Esa noche también brilló sobre el escenario Matías Barbas con su chamamé tarragocero y le siguió el montielero Manuel Cruz y su cuarteto Estampa Correntina. La brasileña Shana Müller y la paraguaya Mirian Beatriz también se destacaron en el escenario Osvaldo Sosa Cordero. Ayer al cierre de esta edición y en un Cocomarola en malas condiciones por la cantidad de lluvia caída se desarrollaba la última noche de “Experiencia Chamamé”.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

El loretano Mario Bofill hizo rugir el domingo al Cocomarola

Pese a la lluvia, esta fue la noche más poblada de las ocho realizadas y contó con la presencia de artistas de la talla de Los Hijos de los Barrios, Matías Barbas, la paraguaya Mirian Beatriz, Nendivei y Las Guitarras de Curuzú que tuvieron como invitado a Santiago “El Bocha” Sheridan.

Verónica Echezárraga
@laveroeche

Hay cosas y situaciones que pueden ser descriptas con palabras, pero hay otras a las que el lenguaje les queda chico y eso es exactamente lo que pasa a la hora de intentar relatar lo que Mario Bofill generó el domingo en la Fiesta Nacional del Chamamé. El loretano hizo rugir el Anfiteatro Cocomarola con su sola presencia y se convirtió en lo más ovacionado de toda la “Experiencia Chamamé”. Pese a la lluvia, esta fue la noche más poblada de las ocho realizadas y contó con artistas de la talla de Los Hijos de los Barrios, Matías Barbas, la paraguaya Mirian Beatriz, Nendivei y Las Guitarras de Curuzú que tuvieron como invitado a Santiago “El Bocha” Sheridan entre otros grandes de la música del litoral.
 “Ver para creer”, reza el dicho popular, y a la hora de hablar de lo que pasó el domingo durante el show de Mario Bofill en el Cocomarola se podría decir “Ver para entender”. Sucede que resulta difícil encontrar en el lenguaje palabras capaces de describir lo que se vivió durante esos 40 minutos en el predio chamamecero. La ovación del público fue tal que no es exagerado decir que el loretano hizo rugir al anfiteatro.
La noche empezó temprano (a las 20), pero la gente había comenzado a ingresar mucho antes. Los que poblaban las gradas eran sobre todo jóvenes de secundaria (ubicados en la zona del fondo) y estudiantes universitarios que optaron en su mayoría por instalarse en los bancos del medio y costados del predio. Es que Bofill con su particular manera de cantar y de contar la vida, conquistó a la franja etaria más difícil, los adolescentes y estos ratifican su fidelidad cada año agotando las entradas de la fecha de “Marito” en la Fiesta Nacional del Chamamé. 
Su actuación estaba prevista para el cierre, pero la inestabilidad del tiempo obligó a la organización a anticipar el ingreso del artista. Así es que apareció en el escenario exactamente a la medianoche y no lo hizo solo, “hoy vine con la orquesta de mi pueblo” bromeó para referirse a los niños de la Fundación Mario Bofill de Loreto, jóvenes talentos que ya lo acompañaron en oportunidades anteriores. 
La sola presencia del artista enardeció al auditorio y las luces de los celulares (filmando y sacando fotos) comenzaron a iluminar todos los rincones del Cocomarola. El humor es una de las características del loretano que más empatía genera, él lo sabe y la utiliza perfectamente. “Acá les presento al hijo del presiente de los Estados Unidos”, dijo al anunciar al más rubio de los músicos del grupo José Martín Rodríguez  “Tripa”. “Una vez fue a Loreto el señor ‘Tramp’ (Trump) y conoció a la señora Pozo y de ese amor nació Tripa que es ‘Tripa Tramp Pozo’”, dijo entre risas. 
Acompañado por su grupo y los niños músicos, Bofill inauguró el repertorio con una canción que compuso para Loreto que cumple 200 años. El show siguió con el infaltable “Conjunto Pena y Olvido” y “El Carau”. “Desde mi corazón, para la juventud presente voy a cantar este tema”, anunció e inmediatamente comenzaron a sonar los primeros acordes de “Estudiante del Interior” y no tardó en llegar “La Pepa”.  
“¿Qué es de tu vida Requecho?”, preguntó Mario “y como siempre señor” respondió el auditorio que siguió coreando “Requecho”. La “Galopera” política es uno de los momentos más esperados de cada show de Bofill en el Anfiteatro porque en ella el artista se da el lujo de bromear con la realidad política de la provincia y el país. Generalmente el destinatario es el Gobernador, pero en esta oportunidad el mandatario no estuvo en la primera fila (ver pag 4). El cierre del show fue a puro baile con “Para volver a Santo Tomé”. El espectáculo duró 40 minutos y fue lo más aplaudido de la edición 2018 de la Fiesta.

Barrios
Otro de los grupos más esperados del domingo fue el de “Los Hijos de los Barrios” que entrada la madrugada arrasaron con un Cocomarola repleto. Su show comenzó con “Sé que te arrepentirás” e incluyó un amplio repertorio. En esta oportunidad los artistas invitaron al escenario a “Los Angeles Románticos” y con ellos el baile se apoderó del predio.

La noche
El mal tiempo complicó este fin de semana a la Fiesta Nacional del Chamamé, pero no pudo impedir la concreción de la décima luna, (octava realizada). Tan es así que la Fiesta comenzó minutos después de las 20 y, cuando el reloj marcaba las 21 un aguacero cayó sobre la capital correntina y aunque era fuerte no logró mover a ninguno de los espectadores y tampoco a los artistas. A esa hora sobre el escenario estaban “Las guitarras de Curuzú” grupo que tenía como invitado a Santiago “El Bocha” Sheridan. 
Luego del chaparrón, la noche continuó casi como estaba previsto, salvo porque se resolvió quitar la participación del Ballet Folclórico Nacional y destinar la velada especialmente a solistas y grupos de música.
La grilla de esa noche era muy buena y tuvo entre sus puntos altos a Nendivei que propuso un espectáculo potente y divertido. Sonaron canciones como “Matame con chamamé” y un entretenido popurrí con “Amor ardiente”, “Bañado Norte” y “Corrientes Poty”. El grupo contó con la participación de los bailarines Victoria March y Alfredo Ojeda. 
Esa noche también brilló sobre el escenario Matías Barbas con su chamamé tarragocero y le siguió el montielero Manuel Cruz y su cuarteto Estampa Correntina. La brasileña Shana Müller y la paraguaya Mirian Beatriz también se destacaron en el escenario Osvaldo Sosa Cordero. Ayer al cierre de esta edición y en un Cocomarola en malas condiciones por la cantidad de lluvia caída se desarrollaba la última noche de “Experiencia Chamamé”.