ellitoral.com.ar

Viernes 24 de Enero de 2020 CORRIENTES30°Pronóstico Extendido clima_parcial

Dolar Compra: $58,00

Dolar Venta: $63,00

Murió Corbata, el perro que trabajó en el caso de Cristian Schaerer

El can rastreador fue reconocido a nivel mundial y colaboró en la búsqueda del joven secuestrado en 2003, precisamente en la identificación de su olor en vehículos.

imagen_1

Corbata, el perro rastreador que trabajó en el caso de Cristian Schaerer y ayudó a resolver más de 200 crímenes, murió este miércoles en la ciudad de Corrientes a 16 años de edad.

El can, un mestizo reconocido a nivel mundial, había sido retirado con honores por la Policía de Río Negro en 2016, luego de haber ayudado en el esclarecimiento de decenas de casos policiales en esa provincia y en otros puntos del país y el exterior, algunos de gran resonancia. 

Un reconocido caso fue el de Cristian Schaerer, el joven secuestrado en 2003, cuando se ocupó de identificar sus olores en los vehículos.

A lo largo de su carrera, Corbata realizó 340 pericias en diferentes puntos del país, "resolvió casos complejos, como homicidios, violaciones y secuestros", contó a ellitoral.com.ar el veterinario y especialista en Odorología Forense Mario Rosillo, quien estuvo junto al perro desde hace 5 años cuando lo dieron de baja en Río Negro.

Rosillo lo conoció cuando prestaba servicios en esa provincia y fue quien lo entrenó desde los ocho meses de edad.

"Él fue mi maestro en la odorología forense, con el aprendí mucho, los errores y los aciertos", expresó Rosillo.

"Con él aprendí a valorar los olores en las escenas del crimen, podía identificar a las personas con un pedacito de pelo", manifestó el veterinario.

Además, el especialista recordó que con Corbata "aprendió de las virtudes de las capacidades olfatorias que tienen los canes".

 

 

 

 

 

 

 

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Murió Corbata, el perro que trabajó en el caso de Cristian Schaerer

El can rastreador fue reconocido a nivel mundial y colaboró en la búsqueda del joven secuestrado en 2003, precisamente en la identificación de su olor en vehículos.

<p>Foto: Cacho Monzón</p>

Foto: Cacho Monzón

Corbata, el perro rastreador que trabajó en el caso de Cristian Schaerer y ayudó a resolver más de 200 crímenes, murió este miércoles en la ciudad de Corrientes a 16 años de edad.

El can, un mestizo reconocido a nivel mundial, había sido retirado con honores por la Policía de Río Negro en 2016, luego de haber ayudado en el esclarecimiento de decenas de casos policiales en esa provincia y en otros puntos del país y el exterior, algunos de gran resonancia. 

Un reconocido caso fue el de Cristian Schaerer, el joven secuestrado en 2003, cuando se ocupó de identificar sus olores en los vehículos.

A lo largo de su carrera, Corbata realizó 340 pericias en diferentes puntos del país, "resolvió casos complejos, como homicidios, violaciones y secuestros", contó a ellitoral.com.ar el veterinario y especialista en Odorología Forense Mario Rosillo, quien estuvo junto al perro desde hace 5 años cuando lo dieron de baja en Río Negro.

Rosillo lo conoció cuando prestaba servicios en esa provincia y fue quien lo entrenó desde los ocho meses de edad.

"Él fue mi maestro en la odorología forense, con el aprendí mucho, los errores y los aciertos", expresó Rosillo.

"Con él aprendí a valorar los olores en las escenas del crimen, podía identificar a las personas con un pedacito de pelo", manifestó el veterinario.

Además, el especialista recordó que con Corbata "aprendió de las virtudes de las capacidades olfatorias que tienen los canes".