ellitoral.com.ar

Jueves 23de Enero de 2020CORRIENTES23°Pronóstico Extendidoclima_sol

Dolar Compra:$58,00

Dolar Venta:$63,00

6 de diciembre

Por Juan Carlos Raffo

 Corría el año 1810... y el ejército de Manuel Belgrano alcanzaba la costa del Paraná, frente a territorio paraguayo, y desde allí Belgrano dirige un oficio al Gobernador Velasco, donde propone un armisticio e insiste en la necesidad de que se reconozca al gobierno de Buenos Aires y se designe un diputado que deberá concurrir al Congreso General de los pueblos rioplatenses. “Traigo conmigo la persuasión y la fuerza, escribe Belgrano, y no puedo dudar que Vuestra Señoría admita la primera, excusando la efusión de sangre entre hermanos, hijos de un mismo suelo y vasallos de un mismo rey. No se persuada Vuestra Señoría que esto sea temor; mis tropas son superiores a las de Vuestra Señoría, en entusiasma, porque defienden la causa de la Patria y del Rey bajo los principios de la sana razón, y las cae Vuestra Señoría sólo defienden su persona”.
Belgrano envía como portador de esta carta a su. secretario militar, el Capitán Ignacio Warnes, Pero a este no se le reconoce su carácter de parlamentario, pues el Comandante paraguayo Pablo Thompson, jefe de la villa , de la Concepción, lo detiene, lo engrilla y lo envía a Asunción junto con los pliegos. El gobernador Velasco aprueba lo hecho por su subalterno, y Warnes queda detenido. Así fracasa la gestión pacificadora de Belgrano. Este, sin embargo, sin tener conocimiento de lo acaecido con su emisario, envía a Thompson un oficio similar al dirigido a Velasco, en el que puntualiza: “Traigo la paz, la unión, la amistad en mis manos para los que me reciban como deben; del mismo modo traigo la guerra y la desolación para los que no aceptaran aquellos bienes.”
Seis días después Thompson responde a Belgrano, comunicándole que acepta el armisticio hasta tanto se conozca la decisión final del Gobernador. Pero simultáneamente, una avanzada, paraguaya atraviesa el río Paraná, disparando sus armas. Es suficiente para que Belgrano considere roto el armisticio el 17 de diciembre. Ambas fuerzas se aprestan a enfrentarse.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

6 de diciembre

Por Juan Carlos Raffo

 Corría el año 1810... y el ejército de Manuel Belgrano alcanzaba la costa del Paraná, frente a territorio paraguayo, y desde allí Belgrano dirige un oficio al Gobernador Velasco, donde propone un armisticio e insiste en la necesidad de que se reconozca al gobierno de Buenos Aires y se designe un diputado que deberá concurrir al Congreso General de los pueblos rioplatenses. “Traigo conmigo la persuasión y la fuerza, escribe Belgrano, y no puedo dudar que Vuestra Señoría admita la primera, excusando la efusión de sangre entre hermanos, hijos de un mismo suelo y vasallos de un mismo rey. No se persuada Vuestra Señoría que esto sea temor; mis tropas son superiores a las de Vuestra Señoría, en entusiasma, porque defienden la causa de la Patria y del Rey bajo los principios de la sana razón, y las cae Vuestra Señoría sólo defienden su persona”.
Belgrano envía como portador de esta carta a su. secretario militar, el Capitán Ignacio Warnes, Pero a este no se le reconoce su carácter de parlamentario, pues el Comandante paraguayo Pablo Thompson, jefe de la villa , de la Concepción, lo detiene, lo engrilla y lo envía a Asunción junto con los pliegos. El gobernador Velasco aprueba lo hecho por su subalterno, y Warnes queda detenido. Así fracasa la gestión pacificadora de Belgrano. Este, sin embargo, sin tener conocimiento de lo acaecido con su emisario, envía a Thompson un oficio similar al dirigido a Velasco, en el que puntualiza: “Traigo la paz, la unión, la amistad en mis manos para los que me reciban como deben; del mismo modo traigo la guerra y la desolación para los que no aceptaran aquellos bienes.”
Seis días después Thompson responde a Belgrano, comunicándole que acepta el armisticio hasta tanto se conozca la decisión final del Gobernador. Pero simultáneamente, una avanzada, paraguaya atraviesa el río Paraná, disparando sus armas. Es suficiente para que Belgrano considere roto el armisticio el 17 de diciembre. Ambas fuerzas se aprestan a enfrentarse.