ellitoral.com.ar
Jueves 05 de Diciembre de 2019 CORRIENTES26°Pronóstico Extendido clima_parcial

Dolar Compra: $57,75

Dolar Venta: $62,25

Jueves 05 de Diciembre de 2019 CORRIENTES26°Pronóstico Extendido clima_parcial

Dolar Compra: $57,75

Dolar Venta: $62,25

Desaparición de un avión brasileño en pleno vuelo

No sólo en el Triángulo de las Bermudas ocurren extrañas desapariciones de aeronaves, sino también en otros lugares del planeta, por ejemplo, el increíble caso del avión de carga de la empresa Varig, que desapareció en pleno vuelo el 31 de enero de 1979 cuando estaba sobre el océano Pacífico, sin dejar ningún rastro.

Aeronave. Un avión similar a este fue el que desapareció.
Testimonio. Un gran objeto luminoso fue visto desde el avión.

Por Francisco Villagrán
villagranmail@gmail.com
Especial para El Litoral

La realidad en más de una ocasión supera largamente a la ficción, tal es el caso del avión Boeing 707 de carga de la línea aérea brasileña Varig, que desapareció misteriosamente sin dejar ningún rastro. Algunos afirman que pudo haber sido “tragado” por un Ovni, una nave tipo nodriza, por su gran tamaño. El hecho sucedió en la fecha indicada, cuando el avión carguero de Varig, empresa brasileña, se encontraba realizando un vuelo -que cubría la ruta Tokio-Los Angeles- y desapareció misteriosamente. El caso fue informado por el general Moacir de Mendoça Ochoa, quien sin mayores vueltas sostuvo que el avión había sido secuestrado por un “disco volador” y de esta manera se sumaba a la ya larga lista de extrañas desapariciones de aviones en distintas partes del mundo.
La pérdida del Boeing 707 de carga de Varig fue muy comentada en todo Brasil y el mundo en esa época, a pesar de que las autoridades alegaron que el avión sólo desapareció tras un posible accidente e intentaron minimizar el hecho, dio mucho que hablar en su momento, aunque lamentablemente, con el paso del tiempo, todo se fue olvidando. Las autoridades de la aviación brasileña como las japonesas, iniciaron una investigación del caso a fondo, pero nunca se llegó a una conclusión aceptable.
Se inició buscando en una extensa zona del océano que era parte del recorrido del Boeing 707 y nunca se encontraron vestigios ni restos del avión presuntamente siniestrado. Se puede agregar como dato complementario que el 28 de agosto de 1963 se produjo la pérdida de dos aviones KC-135 de la fuerza aérea estadounidense. El KC-135 Stratotanker es la versión militar del Boeing 707 similar al avión brasileño desaparecido. Las autoridades norteamericanas responsables de la investigación, estimaron que los dos aviones pudieron haber chocado en el aire. Los aviones se “perdieron” a 480 kilómetros al suroeste de las Bermudas y luego de una intensa búsqueda sin encontrar nada, se dio por terminado el caso. En este hecho fueron encontrados algunos restos de los aviones, lo que no ocurrió con el Boeing de Varig.
El hermano del piloto del avión brasileño señaló que el comandante Gilberto Araujo Da Silva, tenía gran experiencia en pilotear aeronaves, contaba con un gran número de horas de vuelo en su haber y había sido galardonado por el gobierno francés con el título de Miembro de la Legión de Honor. Otra de las hipótesis sugería que el avión brasileño de carga había sido succionado por una fuerza extraña, desconocida, similar a la que existe en el llamado Triángulo de las Bermudas, enviándolo a una dimensión paralela a la nuestra. Todo puede ser en el campo de las conjeturas. Tiempo después las autoridades japonesas y brasileñas dieron por terminada la búsqueda tanto del avión como de sus tripulantes. Otro dato: el avión brasileño despegó del aeropuerto de Narita, en Tokio, a las 8.23 de la noche y mantuvo comunicación con la torre de control informando sobre las condiciones del tiempo y del avión. Algunos expertos aeronáuticos sostuvieron que el avión pudo haber explotado a consecuencia de la pérdida de una presión interna, ocasionada por una turbulencia. La última comunicación que se tuvo con el Boeing 707 de Varig fue a las 9.33 de la noche y luego no se tuvo más contacto radial con el carguero brasileño.

Detalles
Hay muchos casos de encuentros de aviones con Ovnis en todos los cielos del planeta y volviendo al caso del carguero brasileño, es muy importante el testimonio del piloto de un avión DC-9 de la compañía aérea española Aviaco, que despegó pocos minutos después que el avión brasileño. “Delante nuestro -señaló- rodaba todavía el Boeing 707 de la Varig, iba muy cargada y marchaba pesadamente, era un vuelo transatlántico por lo cual debimos esperar unos cinco minutos antes de emprender el viaje, que la torre de control nos autorizara el despegue. Cuando decolamos nos ubicamos a unas 8 millas detrás del avión carguero de Varig, respetando la separación reglamentaria, cuando escuchamos por la radio que el copiloto de Varig informaba de la presencia de un extraño objeto luminoso que se ubicaba frente a ellos, en estos términos: “Control, informo que viene hacia mí una aeronave de gran tamaño, desconocida, a gran velocidad, que puede estar a 41.000 pies.”
“Nosotros nos dirigimos también a la torre de control, ratificando todo lo dicho por el comandante de la Varig, diciendo que no es un avión, por su gran tamaño y velocidad y destellos rojos que emitían. Para mí no pudo ser un asteroide, ya que su vuelo era horizontal y parecía estar dirigido. Era una nave enorme. Llamamos a Defensa Aérea para ver si ellos lo podían ver en la pantalla de radar y lo ratificaron. Preguntamos qué es y contestaron: ‘No lo sabemos’. También el comandante de un avión de Iberia que se desplazaba un poco más abajo me comentó que detrás de la gran aeronave luminosa, llegó a contar hasta 8 pequeñas naves que la escoltaban, todas eran brillantes y destellando un color rojizo. Las autoridades nos tienen prohibido hablar de estos temas, pero todos comentaron este hecho increíble. No tengo dudas que era una gran nave, posiblemente una nave madre, como las llaman”.
La investigación se dio por cerrada por las autoridades, pero quedó una gran incógnita nunca develada: ¿Qué pasó con el Boeing 707 de Varig? ¿Fue abducido por un Ovni? O quizás llevado a otra dimensión paralela a la nuestra? Todos son interrogantes, lo único concreto y real es que el avión carguero de Varig desapareció en pleno vuelo, se esfumó con todos sus tripulantes y nunca más se habló de esto.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Desaparición de un avión brasileño en pleno vuelo

No sólo en el Triángulo de las Bermudas ocurren extrañas desapariciones de aeronaves, sino también en otros lugares del planeta, por ejemplo, el increíble caso del avión de carga de la empresa Varig, que desapareció en pleno vuelo el 31 de enero de 1979 cuando estaba sobre el océano Pacífico, sin dejar ningún rastro.

Por Francisco Villagrán
villagranmail@gmail.com
Especial para El Litoral

La realidad en más de una ocasión supera largamente a la ficción, tal es el caso del avión Boeing 707 de carga de la línea aérea brasileña Varig, que desapareció misteriosamente sin dejar ningún rastro. Algunos afirman que pudo haber sido “tragado” por un Ovni, una nave tipo nodriza, por su gran tamaño. El hecho sucedió en la fecha indicada, cuando el avión carguero de Varig, empresa brasileña, se encontraba realizando un vuelo -que cubría la ruta Tokio-Los Angeles- y desapareció misteriosamente. El caso fue informado por el general Moacir de Mendoça Ochoa, quien sin mayores vueltas sostuvo que el avión había sido secuestrado por un “disco volador” y de esta manera se sumaba a la ya larga lista de extrañas desapariciones de aviones en distintas partes del mundo.
La pérdida del Boeing 707 de carga de Varig fue muy comentada en todo Brasil y el mundo en esa época, a pesar de que las autoridades alegaron que el avión sólo desapareció tras un posible accidente e intentaron minimizar el hecho, dio mucho que hablar en su momento, aunque lamentablemente, con el paso del tiempo, todo se fue olvidando. Las autoridades de la aviación brasileña como las japonesas, iniciaron una investigación del caso a fondo, pero nunca se llegó a una conclusión aceptable.
Se inició buscando en una extensa zona del océano que era parte del recorrido del Boeing 707 y nunca se encontraron vestigios ni restos del avión presuntamente siniestrado. Se puede agregar como dato complementario que el 28 de agosto de 1963 se produjo la pérdida de dos aviones KC-135 de la fuerza aérea estadounidense. El KC-135 Stratotanker es la versión militar del Boeing 707 similar al avión brasileño desaparecido. Las autoridades norteamericanas responsables de la investigación, estimaron que los dos aviones pudieron haber chocado en el aire. Los aviones se “perdieron” a 480 kilómetros al suroeste de las Bermudas y luego de una intensa búsqueda sin encontrar nada, se dio por terminado el caso. En este hecho fueron encontrados algunos restos de los aviones, lo que no ocurrió con el Boeing de Varig.
El hermano del piloto del avión brasileño señaló que el comandante Gilberto Araujo Da Silva, tenía gran experiencia en pilotear aeronaves, contaba con un gran número de horas de vuelo en su haber y había sido galardonado por el gobierno francés con el título de Miembro de la Legión de Honor. Otra de las hipótesis sugería que el avión brasileño de carga había sido succionado por una fuerza extraña, desconocida, similar a la que existe en el llamado Triángulo de las Bermudas, enviándolo a una dimensión paralela a la nuestra. Todo puede ser en el campo de las conjeturas. Tiempo después las autoridades japonesas y brasileñas dieron por terminada la búsqueda tanto del avión como de sus tripulantes. Otro dato: el avión brasileño despegó del aeropuerto de Narita, en Tokio, a las 8.23 de la noche y mantuvo comunicación con la torre de control informando sobre las condiciones del tiempo y del avión. Algunos expertos aeronáuticos sostuvieron que el avión pudo haber explotado a consecuencia de la pérdida de una presión interna, ocasionada por una turbulencia. La última comunicación que se tuvo con el Boeing 707 de Varig fue a las 9.33 de la noche y luego no se tuvo más contacto radial con el carguero brasileño.

Detalles
Hay muchos casos de encuentros de aviones con Ovnis en todos los cielos del planeta y volviendo al caso del carguero brasileño, es muy importante el testimonio del piloto de un avión DC-9 de la compañía aérea española Aviaco, que despegó pocos minutos después que el avión brasileño. “Delante nuestro -señaló- rodaba todavía el Boeing 707 de la Varig, iba muy cargada y marchaba pesadamente, era un vuelo transatlántico por lo cual debimos esperar unos cinco minutos antes de emprender el viaje, que la torre de control nos autorizara el despegue. Cuando decolamos nos ubicamos a unas 8 millas detrás del avión carguero de Varig, respetando la separación reglamentaria, cuando escuchamos por la radio que el copiloto de Varig informaba de la presencia de un extraño objeto luminoso que se ubicaba frente a ellos, en estos términos: “Control, informo que viene hacia mí una aeronave de gran tamaño, desconocida, a gran velocidad, que puede estar a 41.000 pies.”
“Nosotros nos dirigimos también a la torre de control, ratificando todo lo dicho por el comandante de la Varig, diciendo que no es un avión, por su gran tamaño y velocidad y destellos rojos que emitían. Para mí no pudo ser un asteroide, ya que su vuelo era horizontal y parecía estar dirigido. Era una nave enorme. Llamamos a Defensa Aérea para ver si ellos lo podían ver en la pantalla de radar y lo ratificaron. Preguntamos qué es y contestaron: ‘No lo sabemos’. También el comandante de un avión de Iberia que se desplazaba un poco más abajo me comentó que detrás de la gran aeronave luminosa, llegó a contar hasta 8 pequeñas naves que la escoltaban, todas eran brillantes y destellando un color rojizo. Las autoridades nos tienen prohibido hablar de estos temas, pero todos comentaron este hecho increíble. No tengo dudas que era una gran nave, posiblemente una nave madre, como las llaman”.
La investigación se dio por cerrada por las autoridades, pero quedó una gran incógnita nunca develada: ¿Qué pasó con el Boeing 707 de Varig? ¿Fue abducido por un Ovni? O quizás llevado a otra dimensión paralela a la nuestra? Todos son interrogantes, lo único concreto y real es que el avión carguero de Varig desapareció en pleno vuelo, se esfumó con todos sus tripulantes y nunca más se habló de esto.